RIESGOS AMBIENTALES Y CAMBIO CLIMÁTICO
Margarita Lopez Ramos

RIESGOS AMBIENTALES Y CAMBIO CLIMÁTICO

Se busca alcanzar la comprensión en profundidad de cómo nos afecta el cambio climático y los factores sociales que lo provocan. Paralelamente deben adquirir argumentos, métodos, técnicas y estrategias para ser replicadas a distinta escala a fin de frenar el calentamiento global.

 Un eje estratégico que actúa en sinergia con el cambio climático son los riesgos ambientales.  Desde las primeras publicaciones de la Red de Estudios en Prevención de Desastres en América Latina, hasta las más recientes discusiones teóricas y aplicadas, ha quedado claro que el riesgo es una construcción social. En el trabajo de García (2005) puede hallarse un excelente resumen sobre el logro de esta perspectiva. En él se observa el proceso a través del cual se elaboraron las nociones de “construcción social del riesgo” y de “percepción cultural del riesgo”, partiendo de los aportes originales de Mary Douglas (incluyendo también su obra en conjunto con Aaron Wildavsky) y recorriendo el despliegue de esos razonamientos hasta las producciones de Allan Lavell, Ulrick Beck, Piers Blaikie, Omar Darío Cardona, entre otros.

 Lavell, ha señalado que: “el riesgo es una construcción social, resultado de determinados y cambiantes procesos sociales derivados en gran parte de los estilos y modelos de desarrollo y los procesos de transformación social y económica, en general” (2003: 8).

 Lo que se quiere destacar, entre otras cosas, que a pesar de que la noción de construcción social es pertinente para la comprensión de la problemática del riesgo en general, ésta y otras definiciones igualmente pertinentes continúan desprendiéndose de una plataforma epistemológica funcionalista desde la cual se reproducen interpretaciones que no dan cuenta analíticamente de la realidad social y cultural en ningún contexto.   Es decir, si bien es cierto que estos esfuerzos teóricos y conceptuales han contribuido a la inclusión de la variable riesgo en el discurso y la institucionalidad política, también lo es que éstos no han logrado cristalizar una interpretación acertada de la lógica subyacente a esa construcción social y sus resultados contextuales (Altez, 2009).